Los beneficios para la salud son el mensaje clave de los alimentos funcionales. Sin embargo,  la elección real de alimentos está influenciada por diferentes motivos. Investigaciones científicas han demostrado el efecto que tienen las etiquetas de los productos alimenticios en los motivos de su elección. La expectativa de que un alimento funcional beneficie a su salud está fuertemente influenciada por la confianza de una persona en las etiquetas de los productos alimenticios. Al mismo tiempo, se ha demostrado que los consumidores también esperan que los alimentos funcionales sean, además de nutritivos, sabrosos y agradables.

 

¿Por qué motivo elegimos los alimentos que ingerimos?

Según hallazgos científicos, los diferentes motivos de elección de productos alimenticios influyen en la actitud de los consumidores hacia los alimentos funcionales con propiedades saludables. Los motivos más influyentes identificados son la salud y el contenido natural, el sabor, el estado de ánimo, la conveniencia de compra y preparación, el precio, el control de peso, la familiaridad y la preocupación ética.

¿Qué prefieres el sabor o la etiqueta?

Los alimentos funcionales generalmente se perciben como positivos no sólo por los efectos sobre la salud, sino por su atractivo sensorial. Es decir, los alimentos sabrosos y agradables son el tipo de productos funcionales que más deseamos a la hora de incluirlos en nuestra dieta. Pero, ¿qué tanto confiamos en el atractivo sensorial de un producto?

Ya se ha establecido que el estado de ánimo, el sabor y el beneficio de salud percibido influyen bastante en la actitud hacia un alimento funcional. Pero, los beneficios para la salud están fuertemente influenciados por la confianza y la familiaridad con las etiquetas de los alimentos. De igual forma, se ha demostrado que los consumidores confían en la información nutricional que se encuentra en el paquete, más que en su propio conocimiento sobre el valor nutritivo del producto.