Desde 1960 se ha demostrado que los nucleótidos se encuentran en la leche materna y que la presencia de estos no solo aumenta la respuesta inmunológica de tu bebé sino que favorece la maduración del aparato digestivo y mejora la metabolización de las grasas. Algo fascinante acerca de la leche materna es que esta suple las necesidades alimenticias de tu bebé, inclusive sino te estás alimentando bien. Pero, el no alimentarte adecuadamente puede afectar la calidad y cantidad de la leche materna y tú también podrás sufrir en el proceso.

 

Cuando no obtienes los nutrientes necesarios a través de tu dieta, tu cuerpo los obtendrá de tus reservas y esto podrá desencadenar problemas de salud más adelante. Debes tener en cuenta que puedes obtener los nucleótidos necesarios para ti y tu bebé mediante una dieta balanceada. Pero antes de darte las recomendaciones de alimentación durante el periodo de lactancia, ¿te gustaría saber qué es un nucleótido?

¿Qué son los nucleótidos?

Lo primero que debes saber acerca de los nucleótidos es que aparte de hallarlos en algunos alimentos también se pueden encontrar en las moléculas del cuerpo, es decir, las células del cuerpo humano contienen biomoléculas, estos son unos compuestos orgánicos encargados de formar la estructura y realizar las funciones celulares. Los nucleótidos son parte de estas moléculas y el cuerpo los utiliza para crear el material genético como el ADN y ARN, allí que sea tan importante su consumo.

¿Debo consumir nucleótidos durante la lactancia materna?

La ingesta de nucleótidos es importante para la dieta de una madre lactante, ya que de ellos depende la salud de tu cuerpo y el de tu bebé. Pero para ello, sigue estas recomendaciones:

*Consume lácteos bajos en grasa (cuatros veces al día)

*Evita los embutidos y las grasas y trata de comer solo carnes magras

*Aumenta la ingesta de pescados a cuatro veces a la semana

*Consume entre tres y cuatro huevos por semana

*No olvides consumir alimentos de origen vegetal (cereales, legumbres, frutas, verduras y hortalizas)

*Evita comer pastelillos, refrescos y otro tipo de alimentos con calorías vacías ya que estos no le aportan ningún valor nutricional a tu organismo. Puedes hacerlo, pero no conviertas este tipo de alimento en parte fundamental de tu dieta.

Sigue estas recomendaciones y tendrás un bebé sano mientras cuidas de ti en el proceso.