Los oligoelementos son moléculas necesarias para el buen funcionamiento del organismo. Dentro de este selecto grupo de moléculas que nuestro cuerpo necesita encontramos el cobalto,cobre, cromo,flúor,  hierro, manganeso, molibdeno, níquel, selenio, silicio, yodo, y zinc. 

Tener una ingesta saludable de alimentos ricos en oligoelementos y con alto valor nutritivo es el primer paso para favorecer las funciones vitales que estos cumplen en nuestro organismo. Sin embargo, su ingesta  debe reducirse a 100 miligramos por día para evitar complicaciones de salud. Toma nota de que alimentos puedes consumir para potenciar las funciones vitales de tu organismo.

¡A  potenciar las funciones vitales!

Encabezando la lista tenemos al cobalto el cual puedes encontrar en huevos, carnes y lácteos. La ingesta de cobalto ayuda a la fabricación de glóbulos rojos y la síntesis de la vitamina B12.

En segundo lugar se encuentra el cobre, necesario  para producción de elastina y colágeno y para la formación de neurotransmisores. Se recomienda consumir nueces, frutas y mariscos.

El cromo ocupa el tercer lugar en nuestra lista, estimula la quema de grasa y ayuda a prevenir la diabetes tipo II. El organismo lo absorbe por medio de carnes, (rojas, blancas y el pescado).

El flúor, el mejor aliado para la fijación de calcio en los huesos, es obtiene por medio de agua fluorada (el agua tratada para el consumo humano contiene flúor).

El hierro es necesario para la producción de glóbulos rojos, la estimulación de las enzimas para la producción de energía y puedes obtenerlo por medio de las carnes (rojas, blancas y el pescado).

Dentro de nuestra lista también encontramos al manganeso responsable de regular las funciones cerebrales y controlar los niveles de azúcar en la sangre. Los cereales integrales y las nueces son la fuente de consumo ideal.

El molibdeno ayuda a metabolizar las grasas y carbohidratos, favorece el proceso de desintoxicación y estimula la movilización del hierro. Se puede obtener por medio de la ingesta de pescado, fríjoles y vegetales de hoja verde.

El níquel también ayuda a la movilización del hierro y se obtiene por medio del chocolate y la grasa animal.

Estudios han demostrado que el selenio ayuda a prevenir enfermedades como el cáncer. Se obtiene por medio de la ingesta de brócoli, apio, ajo, cereales integrales y las vísceras de animales.

El silicio ayuda a producir ácido hialurónico para la formación de huesos, epidermis y músculos. El consumo de remolacha, alfalfa, lechuga, fresas, frutas cítricas, pepino, cebolla y aguacate son su  principal fuente.

El yodo ayuda a regular la tiroides y se puede obtener por medio de la sal yodada, mariscos y pescado.

Y por último el zinc, posiblemente el oligoelemento más importante para el cuerpo humano porque favorece a la visión, estimula el buen funcionamiento metabólico, fortalece el sistema inmunológico y estimula la digestión. Es fácil de obtener por medio de la ingesta de carnes, pescado y cereales.