La buena nutrición es la bandera de una vida sana. Existe el mito que hacer dietas es la forma más fácil de alcanzar este ideal, y es que, perder peso se ha convertido en el deseo más anhelado de cientos de personas, no solo por efectos estéticos sino por los riesgos de salud que conlleva el sobrepeso. Atrás han quedado las dietas de hambre y las fórmulas mágicas para llevar una vida sana. Dentro de esta creciente tendencia de vida sana se incluye el ejercicio, una dieta balanceada y el consumo de la glutamina como parte del tratamiento para perder peso, y por supuesto, cambiar el sedentarismo por una vida más activa y saludable. Hoy descubrirás por qué la glutamina, un aminoácido no esencial, puede ayudarte a cambiar tu estilo de vida y bajar esos kilos de más. 

¿Glutamina para adelgazar?

Se debe tener claro que aunque no es este aminoácido quien actúa directamente como agente de adelgazamiento, si estimula, mejora y repara varias funciones del cuerpo que propician la quema de grasa y provocan la pérdida de peso. Estas funciones son:

-Aumenta la actividad de las células del sistema inmune, ayudando a depurar y eliminar líquidos que provocan el aumento de peso.

-Ayuda a disminuir las tensiones musculares y  a que no suban los niveles de ácido láctico en los músculos, reduciendo el dolor y ardor muscular. En consecuencia, las personas pueden hacer ejercicio evitando los malestares musculares.

-Baja los niveles de estrés emocional y mental, ayudando a disminuir la ansiedad de comer.

¿Dónde puedo encontrar la glutamina?

Debes tener en cuenta que el cuerpo puede producir glutamina, de allí que este sea parte de los aminoácidos no esenciales. Por este motivo, la ingesta de glutamina debe ser controlada entre 10 o 20 gramos por día. Algunos alimentos ricos en glutamina son los lácteos, carnes, pescado y huevos. También alimentos de origen vegetal como la soja, maní, lentejas, garbanzos, lechuga, rúgula, piña, arroz integral, semillas de girasol, almendras, avellanas, nueces, entre otros frutos secos.

Además de encontrar este aminoácido en productos de la canasta familiar, también puedes complementar tu alimentación con suplementos alimenticios que te ayuden a alcanzar tu propósito de una vida más saludable. La clave es consumir productos nutritivos, de fácil digestión y de rápida absorción por el organismo.